Exaltan al Panteón de la Patria a Rosa Duarte

Este domingo, la figura de Rosa Duarte fue exaltada al Panteón de la Patria, cumpliendo con la disposición del presidente Luis Abinader, contenida en el decreto 566-20, de erigir un cenotafio con su nombre en el recinto, mientras se localizan sus restos mortales y se trasladan al lugar.

La actividad estuvo encabezada por la ministra de Cultura Carmen Heredia y diversos representantes de la Comisión de Exaltación, entre ellos: Juan Pablo Uribe, presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias (CPEP) y Wilson Gómez Ramírez, presidente del Instituto Duartiano.

El acto se inició en horas de la mañana en el Museo Casa Duarte, ubicado en la calle Isabel la Católica con el izamiento de la bandera y la interpretación del himno nacional a cargo de la banda de música del ejército nacional.

Decenas de personas desfilaron hacia el panteón detrás de los miembros del Ejército, mientras eran grabados por una multitud impresionada que los grababa con sus celulares durante el recorrido.

Una vez presentes en el Panteón de la Patria, se rindieron honores militares, para luego proceder con la lectura de la Orden del Día a cargo del Ministerio de Defensa (MIDE) y, posteriormente, participaron en una eucaristía oficiada por Fray Jit Manuel Castillo de la Cruz.

Gómez Ramírez pronunció un discurso en el que destacó las virtudes de la prócer y detalló que “esta excepcional mujer jugó importantes roles en las sociedades creadas para liberar la patria y crear el Estado Dominicano».

Por otro lado, Heredia precisó que este homenaje es una forma de honrar a Rosa Duarte por su participación en la lucha por la independencia y su compromiso con la sociedad secreta La Trinitaria.

“Este acto reviste una significación extraordinaria para la preservación de la memoria histórica del pueblo dominicano, pues contribuye a enaltecer la figura de esta ilustre y gallarda mujer, así como también a fomentar la conciencia ciudadana”, declaró.

Sobre su historia

Rosa Duarte nació en Santo Domingo el 28 de junio del año 1820, fue una de las mujeres más activas en las actividades de La Trinitaria y fabricó balas que fueron utilizadas en el Baluarte del Conde, el 27 de febrero de 1844.

Un año después de la declaración de la independencia, tuvo que marcharse a Venezuela, debido a que fue condenada al destierro y deportada junto a su madre Manuela Diez y sus hermanos.

A ella se le atribuye la obra “Apuntes para la Historia de la Isla de Santo Domingo y la Biografía General Juan Pablo Duarte”, mejor conocida como “Diario de Rosa Duarte”, considerada como el trabajo más importante sobre la vida y obra del padre de la patria, Juan Pablo Duarte.