En viviendas y gastos personales se concentran préstamos al consumo

No son las tarjetas de crédito ni los préstamos por nóminas. La mayor parte de los créditos bancarios que obtiene la población —sin incluir los de las empresas— son para cubrir gastos personales o para comprar viviendas.

Los datos publicados por la Superintendencia de Bancos al mes de abril indican que las personas pidieron 218,208 millones de pesos para adquirir una vivienda, mientras que para préstamos personales para gastos se destinaron 163,109 millones de pesos al terminar ese mes.

En abril, el sistema financiero dominicano otorgó préstamos por 558,998 millones de pesos entre créditos comerciales e hipotecarios, de los cuales 381,317 millones de pesos (un 68 % del total) fueron destinados a financiamiento de viviendas y a cubrir gastos personales.

En tarjetas de créditos personales se otorgaron préstamos por 51,610 millones de pesos, mientras que en las tarjetas de crédito para empresas se aprobaron otros 3,607 millones de pesos, según los datos de abril pasado publicados por la Superintendencia de Bancos.

Y en lo que tiene que ver con préstamos personales por nóminas, la banca y otras instituciones financieras entregaron créditos por 26,659 millones de pesos.

Adicionalmente, el sistema financiero consolidado prestó también recursos para empresas que ascendieron a un total de 723,547 millones de pesos. La mayor parte de este monto fue para préstamos comerciales individuales para los que se destinaron unos 419,460 millones de pesos, seguidos de los préstamos comerciales a través de líneas de crédito, que recibieron 243,933 millones de pesos en el mes de abril.

Por sectores económicos,, el comercio es el que se lleva la mayor parte de los créditos empresariales, junto a los servicios comunitarios y sociales, así como los inmobiliarios, industrias manufactureras y agricultura, ganadería, caza y silvicultura.