El teatro dominicano, afectado por la pandemia, el olvido estatal y la falta de salas, pero se mantiene de pie

Desde su surgimiento, el teatro ha sido reivindicativo, social y contestatario, y lo más importante, libre. Es el lugar a donde van los actores si quieren alejarse de las censuras de las grandes productoras de cine y televisión. Sin embargo, este 2020 y lo que va del 2021 no ha permitido que el público amante de esta expresión artística disfrute de las obras que tradicionalmente se presentaban.

¿Las causas? Muchas, pero una en particular, el confinamiento por el coronavirus, que ha puesto candado a las salas de espectáculos y los teatros siendo estos muy afectados.

En la República Dominicana los actores no han estado al margen de esta realidad, y han tenido que asumir otros oficios para solventar la falta de actividades tras las medidas para frenar la pandemia del COVID-19. Aunque ya se han abierto algunos escenarios, lo cierto es que el temor del público para asistir a los pocos escenarios habilitados y la reducción de la capacidad y horarios han puesto a los productores, actores, directores, guionistas, luminotécnicos y demás profesionales ligados a la industria entre la espada y la pared.

Y es en esta difícil situación en la que una vez más el teatro dominicano recibe el día mundial constituido para su celebración. El Día Mundial del Teatro se celebra desde 1961, el 27 de marzo de cada año, definido por el Instituto Internacional del Teatro, razón para mostrar lo que representa el teatro a nivel mundial para la cultura. Este año no hay muchos motivos para celebrar.

En el caso criollo, en este momento, el teatro debe lidiar con pocas salas, falta de una regulación y poco incentivo por parte del Estado.

En una entrevista reciente para Diario Libre, el actor Anderson Mercedes dio su testimonio de la difícil situación que viven los actores de teatro. Allí señaló que tuvo que reinventarse, abriendo un canal de YouTube y dedicándose a hacer Uber mientras regresan los proyectos.

“La pandemia ha sido letal para la industria del entretenimiento y en especial para los actores de teatro, a excepción de los que tienen un sueldo como maestros de dramaturgia que se les ha ido pagando, pero hay muchos que viven del día a día, profesionales que han tenido que buscar otras vías para buscarse la vida, porque las salas abrieron, pero no es rentable, porque están abiertas al 50% y a eso hay que sumarle que el público está temeroso de asistir a ellas”, señaló.

“En mi caso yo me reinventé, hice un canal de YouTube, donde se muestran datos curiosos e históricos, además de dominicanismos”, explicó. El actor confesó que por el confinamiento por el coronavirus tuvo que posponer varios de sus proyectos, entre ellos una gira internacional con la actriz Lumy Lizardo con la obra “Celosamente infiel”.

“Hubo muchos proyectos que se pararon y afectó muchísimo”, afirmó. Por la crisis “muchos actores se vieron en la necesidad de vender café o hacer Uber”, reseñó. “Yo hice Uber también para hacer algo y buscarme el sustento”, se refiere a él y a su familia, incluyendo su pequeño hijo.

“Los actores se están reinventando debido a la pandemia, han tenido que hacer teatro por Zoom, pero no es lo mismo”, señaló el músico y actor.

A su juicio, al teatro le falta mucho más apoyo por parte del Gobierno. Un llamado de atención que ha sido reiterativo entre los profesionales del teatro. Así lo expresó a Diario Libre, Giovanny Jerez, presidente de la Unión Dominicana de Artistas de la Actuación (UDAA), quien a principios de semana hizo entrega, junto a un grupo de actores, de la propuesta de Ley del teatro dominicano.

“Esta propuesta lo que plantea es un marco legal de protección que dignifique a la clase actoral dominicana y se entregó a la comisión que ha sido creada, encabezada por el senador Antonio Taveras y por el diputado José Horacio Rodríguez”, manifestó Jerez.

En su propuesta platean “seguridad social, dignificación de maestros que mueren en el olvido y un fomento a la dramaturgia dominicana con un marco legal que los proteja”. Nada complicado y que debería estar garantizado tras tantos años de lucha, pero no ha sido así.

En una conversación para Diario Libre, el productor teatral Juancito Rodríguez, también abordó el tema de una normativa. “La ley de teatro se necesita para que sean sostenibles las artes escénicas y las artes en general, para que los productores y los actores no pasen tanto trabajo”, dijo. Y argumentó que los costos del teatro siguen subiendo. “Una obra que te costaba 1 millón de pesos en el 2019 hoy te puede costar 1 millón 500 mil pesos dominicanos”. Para él resulta muy cuesta arriba hacer arte en el país, por lo que pide más apoyo.

Esta no es un planteamiento de ahora, en el 2018, el dramaturgo, actor y productor de teatro Benny Ferreiras dijo a Diario Libre que una normativa haría el teatro más rentable.

“En el teatro falta hacer más cosas. Hay una forma de desaceleración. Hace falta una formalización, es cierto que hay escuelas y diversos teatros, pero falta mucho más y, entre ellos, una ley de teatro. El teatro es un producto vivo y como tal es más complicado dedicarse a ello… Hay que enseñar a la gente el valor del teatro llevando obras a ciudades del interior del país”, dijo en ese momento.

Antes de la pandemia, la falta de salas y fechas para presentar las obras también era un problema para los valientes que se dedican al teatro dominicano.

El resurgir

A pesar de esta situación, el teatro dominicano se ha mantenido en pie, con iniciativas digitales y escenarios como Microteatro y salas privadas que han continuado con sus presentaciones para el deleite del público amante de la dramaturgia.

Las autoridades del Ministerio de Cultura dispusieron la apertura de las salas, lo que ha permitido que, bajo un protocolo definido, las personas vuelvan a disfrutar de sus obras. Este fin de semana el teatro dominicano presenta estrenos interesantes, como se mostró en la edición más reciente de Tiempo Libre, para celebrar su día.

“Omar y los demás”

La Dirección General de Bellas Artes presenta a la Compañía Nacional de Teatro, este 27 y 28 de marzo, a las 4:30 de la tarde, en la Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito, con el estreno mundial de la obra “Omar y los demás”, autoría de Franklin Domínguez, bajo la dirección de Fausto Rojas.

Los actores que estarán en escena y con público limitado son: Orestes Amador, Maggy Liranzo, Pachy Méndez, Cristela Gómez, Canek Denis, Miguel Bucarelli y Vadir González.

“La Mancha”, del Teatro Rodante

La Dirección General de Bellas Artes y el Teatro Rodante Dominicano presentan, en celebración del Día Internacional del Teatro, la obra teatral “La Mancha”, la pieza que reapertura la Sala Manuel Rueda en la Plaza del Conservatorio de Bellas Artes, este 27 y 28 de marzo.

Los actores que componen esta visión son el mismo Jozze Antonio Sánchez (Quijote) y Diógenes Medina (Sancho), con una música original y totalmente en vivo de José Andrés Molina, bajo la dirección de Indiana Brito, el sábado a las 3:00 p.m. y el domingo a las 11:00 a.m.

“Sin zapatos no hay paraíso” en Casa de Teatro

En el año 2019 se presentó con éxito la obra “Sin zapatos no hay paraíso”, la segunda obra teatral de Pepe Sierra como director, y continúa este 2021 en Casa de Teatro, con las últimas funciones, este viernes 26 de marzo a las 6:00 p.m. y el sábado 27 a las 5:00 p.m. a un costo de RD$500.

La obra es protagonizada por los actores Vicente Santos (Cocote) y el ganador del premio de Casa de Teatro Richarson Díaz.

Finalmente, el Teatro Cúcara-Mácara, dirigido por el reconocido actor y director teatral Basilio Nova, celebró el 21 de marzo su 40 aniversario. Para la ocasión se ha diseñado una variada programación de actividades que serán realizadas a lo largo del presente año 2021.

Panorama a nivel internacional

Tras un año de pandemia y con un futuro poco halagüeño, el teatro de todo el mundo vive una de sus peores crisis, pero la ilusión y resiliencia de este colectivo ha impedido su hundimiento. Con nuevas fórmulas y tesón se sigue subiendo el telón, aunque sea de forma simbólica.

Mañana se celebra el Día Mundial del Teatro y esta industria cultural ha querido escenificar la agonía que vive, a pesar de los esfuerzos esporádicos de reaperturas y de idear nuevas fórmulas para disfrutar de piezas teatrales desde el sofá de casa, frente al ordenador o en la pantalla del móvil.

Pronto, los números rojos comenzaron a aparecer y todos los esfuerzos han parecido no ser suficientes. ‘El teatro está en la peor de sus crisis, la pandemia nos ha colapsado económicamente hablando y, aunque hemos hecho varios esfuerzos, no se ve una salida pronta’ dijo a Efe el presidente del Colegio de Productores de Teatros de México, Samuel Sosa.

Según una investigación realizada el año pasado por la red colaborativa de espacios de autogestión mexicana, Pasaporte Cultural, el 39 % de los 900 recintos teatrales independientes está en riesgo de desaparecer y se registran pérdidas millonarias.

En Italia, donde los teatros han permanecido cerrados y solo han subido el telón entre junio y octubre, la pandemia los ha golpeado duramente. En 2020 se ingresaron 55 millones de euros (65 millones de dólares), un 72 % menos que el año anterior, según datos de la Sociedad Italiana de Autores y Editores (SIAE).

La preocupación en el sector es altísima y reclaman, además de medidas fiscales que estimulen el sector, claridad a la hora de fijar una fecha para la reanudación, ‘pues volver sobre las tablas lleva su tiempo’, prevé el director del histórico Teatro Sistina de Roma y presidente de la Asociación de los Teatros Privados ATIP.

En Estados Unidos, el teatro también ha recibido un fuerte zarpazo. Aproximadamente 2,7 millones de trabajadores del teatro han perdido su empleo, ‘además, los colegios, universidades, organizaciones y compañías del teatro de todo el país han suspendido sus producciones, ensayos, lecturas, talleres, etc’, explicó la presidenta del American Theater Wing, Heather Hitchens.

‘El circuito comercial de las artes escénicas está prácticamente agonizando. Es una actividad que ha perdido el 95 % de su facturación año a año. Por lo tanto, está en una situación terminal’, explicó el presidente de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (AADET), Roberto Bisogno.

En Argentina, los teatros que están funcionando, que son varios, abren sus puertas de manera simbólica y testimonial, ‘para decir bueno, aquí estamos y queremos abrir, queremos trabajar’, dijo Bisogno, quien aseguró que ‘están abiertos a pérdida y las ayudas son insuficientes’.

En Londres, durante el confinamiento, el Teatro Cervantes, ofreció una línea gratuita de lecturas dramatizadas y conversaciones con profesionales del sector, que están ‘al borde del precipicio’, comentó Paula Paz, directora asociada del Teatro Cervantes de Londres, dedicado a ofrecer obras españolas y latinoamericanas, en inglés y en español.

Más sobre el Día Mundial del Teatro

Desde 1962, el Día Mundial del Teatro ha sido celebrado por los Centros ITI, Miembros Cooperantes, profesionales del teatro, organizaciones teatrales, universidades y amantes del teatro de todo el mundo, el 27 de marzo de cada año.

Este día es una celebración para aquellos que pueden ver el valor e importancia de la forma de arte “teatro”, y actúa como un llamado de atención para los gobiernos, políticos e instituciones que aún no han reconocido su valor para las personas y para el individuo, y tampoco se han dado cuenta de su potencial para el crecimiento económico.