El raro pero grave síndrome que afecta a algunos niños tras superar COVID-19

No es una afección frecuente, pero puede provocar la muerte en niños y adolescentes que ha padecido de COVID-19. Es el inflamatorio multisistémico pediátrico (PIMS, por sus siglas en inglés, y también conocido como SIMP o MISC-C).

Al menos tres muertes en niños han sido reportadas en Chile relacionadas con dicho síndrome que, según la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, generalmente se manifiesta entre cuatro y seis semanas posteriores al contagio.

Hasta el momento de escribir el artículo, Chile registraba 176 casos del síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico, por lo que Daza pidió a los médicos estar en alerta a ese diagnóstico.

Tanto los Centros para el Control de Enfermedades Infecciosas (CDC, por sus siglas en inglés) y la Clínica Mayo definen el síndrome como raro, pero grave.

Algunos síntomas y signos son fiebre que dura 24 horas o más, vómitos, diarrea, dolor de estómago enrojecimiento o hinchazón de los labios y la lengua, salpullido en la piel, cansancio inusual, latidos rápidos del corazón, respiración rápida, ojos rojos, entre otros.

Otros signos de advertencia de emergencia del síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico incluyen dolor de estómago intenso, dificultad para respirar, labios o cara de color azulado, desorientación nueva, incapacidad para despertarse o permanecer despierto