El consumo evita la recesión en Alemania, pero la inflación sigue en máximos

Alemania evitó la recesión pronosticada y su economía creció finalmente un 0.3% en el tercer trimestre del año, impulsada principalmente por el consumo privado, lo que presuntamente es un alivio pasajero a tenor de las cifras de la inflación, que en octubre marcó un nuevo máximo, el 10.4%.

La oficina federal de estadística (Destatis) dio la buena noticia económica del día, con ese leve incremento del 0.3% del Producto Interior Bruto (PIB) respecto al trimestre anterior. Causó sorpresa porque los principales institutos económicos del país y el propio gobierno esperaban que se comenzaría a atisbar una recesión que se da por inevitable para 2023.

La subida del PIB alemán entre julio y septiembre sigue al incremento del 0.1% del segundo trimestre -cuando recuperó el nivel previo a la pandemia- y tras el crecimiento del 0.8% del primer trimestre.

“Después del ligero aumento en el segundo trimestre de 2022 (+ 0.1%), la economía alemana siguió manteniéndose firme a pesar de las difíciles condiciones económicas mundiales con la actual pandemia del coronavirus, las cadenas de suministro interrumpidas, el aumento de los precios y la guerra en Ucrania”, según Destatis.

El crecimiento del tercer trimestre se explica sobre todo por el empuje del consumo privado, aunque Destatis precisa que “debido a la actual crisis del coronavirus y las consecuencias de la guerra en Ucrania, estos resultados están sujetos a una mayor incertidumbre de lo habitual”.

Los principales institutos económicos alemanes habían pronosticado a finales de septiembre que el PIB del tercer trimestre de 2022 podría caer en un 0.2%, retroceso que aumentaría en los tres últimos meses del año, hasta un 0.6%, y sería seguido de una caída del 0.4% en el primero de 2023.

Posteriormente el Gobierno alemán publicó sus previsiones económicas de otoño para el próximo año, durante el que Berlín ya prevé claramente la entrada en recesión, con una bajada del PIB en el conjunto del año del 0.4%.

Este viernes Destatis sí confirmó que, a pesar de la recuperación del tercer trimestre en dato interanual la tendencia es claramente de retroceso: el PIB subió un 3.9% en el primer trimestre, creció un 1.7% en el segundo y bajó al 1.1% en el tercero.

Ya en el segundo trimestre del año -en el que se pudieron notar plenamente las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania- la oficina federal reveló que la economía se apoyó principalmente en el gasto de consumo privado, pero también del público.

Así, el gasto de los consumidores privados fue un 0.8% mayor que en el primer trimestre, eliminados los efectos estacionales, de calendario y de precio, mientras que el del Estado aumentó en un 2.3%.

Entonces se detectó que los consumidores privados aprovecharon el levantamiento en el segundo trimestre de casi todas las restricciones relacionadas con la pandemia para, por ejemplo, volver a viajar y salir más.

A ese alivio presumiblemente temporal siguió la difusión también por parte de Destatis de las cifras aún provisionales de la inflación, que se disparó en octubre hasta el 10.4%, su nivel más alto desde la reunificación del país, en 1990.

Este nivel supera el 10.0% registrado en septiembre, mientras que en agosto se había situado en el 7.9%.

Es el octavo mes consecutivo en que la tasa interanual de la inflación sube en Alemania por encima del 7%, una evolución debida principalmente a los precios de la energía.

Respecto al mes anterior, el alza del IPC fue del 0.9%.

Estos datos son aún provisionales, basados en estimaciones de varios “Länder” -estados federados- del país y a la espera de que se publiquen los definitivos, el 11 de noviembre.

El índice armonizado, que se calcula de acuerdo a criterios del bloque comunitario, sitúa la tasa interanual en el 11.6%, mientras que el aumento respecto al mes anterior es del 1.1%.

Los precios del sector energético aumentaron un 43% a escala interanual, mientras que los de la alimentación lo hicieron en un 20%.

El aumento en los arriendos de piso fue moderado, con un 1.8%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *