El arte visual en República Dominicana necesita mayor proyección internacional

El 15 de abril es el día seleccionado por la a Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) para celebrar el Día Mundial del Arte.

La fecha busca dar a conocer la importancia que tiene el arte el pensamiento creativo y la evolución del pensamiento humano.

La celebración la propuso la Asociación Internacional de Artes Plásticas (AIAP) y fue a partir de 2019 cuando se oficializó el Día Mundial del Arte.

En República Dominicana este día se celebra en medio de la pausada reapertura.

Entre precariedad, retos, proyección internacional y apoyo del Estado, los gestores del arte nacional consultados por Diario Libre concuerdan en una premisa: se necesita más acción.

A propósito de la celebración del Día Mundial del Arte, los críticos de arte y curadores Fernando Casanova y Marianne de Tolentino, así como José Cejo, vicepresidente del Colegio Dominicano de Artistas Plásticos (Codap), reflexionan y ponen en perspectiva el colectivo que engloba las artes plásticas, visuales, el arte contemporáneo, la escultura, áreas afines, a la par con las galerías y centros culturales.

Para la crítica de arte Marianne de Tolentino, a la República Dominicana le hace falta exportar y promover las obras dominicanas. “Estamos sufriendo una falta de conexiones internacionales con el arte”, afirma.

¿Cómo lograr que el arte dominicano trascienda? La comisaria de arte sostiene que esa es una labor en conjunto con gran peso en las embajadas, en los consejeros y agregados culturales en otras naciones. “Se necesita gente apasionada por el arte”, sostiene la experimentada del arte.

¿Cómo recibe República Dominicana el Día Mundial del Arte?

Para el crítico, autor y editor de temas sobre arte, Fernando Casanova, la situación es igual que la de otros países: en precariedad.

La razón, argumenta, es que por el impacto de la pandemia del coronavirus los artistas han visto mermados sus ingresos por la baja en sus ventas, “ya que los coleccionistas hicieron un alto en sus adquisiciones hasta ver cómo iba a terminar esta situación de pandemia, y porque muchas personas con posibilidades de comprar vieron mermados sus ingresos económicos por cierre de sus negocios o por despidos”, analiza el también editor de la revista Mirada al arte y que de manera habitual aborda este sector cultural en el podcast Arte Libre, de Diario Libre.

Una posición similar la comparte la destacada crítica de arte, curadora y directora de la Galería Nacional de Bellas Artes, Marianne de Tolentino. “Para los artistas es un periodo duro porque no se venden obras. El artista sufre porque no está produciendo”, se lamenta Tolentino.

El vicepresidente del Colegio Dominicano de Artistas Plásticos (Codap), José Cejo, puntualiza que como colectivo celebran el Día Nacional del Artista Plástico el 17 de diciembre, pero valora la importancia del Día Mundial del Arte porque fue designado por la Unesco al ser la fecha de nacimiento del mítico polímata italiano Leonardo Da Vinci.

Hubo presencia criolla en el evento. “Nosotros en principio hacíamos una reunión de artistas ese día, hacíamos un brindis en una galería y hablábamos de la gran obra de Da Vinci. En los últimos dos años hemos estado participando en un evento internacional virtual, que este año será en México ya que nosotros (el Codap) pertenecemos a la AIAP”, precisa el artista.

Las referidas exposiciones se hacen en homenaje a Leonardo Da Vinci y este 2021 participaron siete artistas dominicanos, la mayoría de la filial de Bonao, esto, por el poco tiempo con que los organizadores internacionales convocaron la actividad.

La XXIX Bienal Nacional de Artes Visuales

Este miércoles se anunció una buena nueva para los artistas. Luego de cinco años sin realizar la Bienal Nacional de Artes Visuales, el Ministerio de Cultura tiene grandes expectativas para el premio, el cual busca reconocer el talento de artistas dominicanos. Así lo manifestó Gamal Michelén, viceministro de Patrimonio Cultural, en un evento que tuvo lugar en el Museo de Arte Moderno para dar a conocer las obras seleccionadas de la edición número 29 del galardón.

En total, fueron elegidas 286 de entre 626 obras inscritas, pertenecientes a las categorías de pintura, escultura, dibujo, fotografía, obras gráficas, cerámica, instalación, acción plástica y vídeo. Dicha selección se hizo entre diciembre y enero, a cargo de los dominicanos Amable Sterling y Plinio Chahín, así como de la puertorriqueña Irene Esteves.

La investigadora y docente, Marianne de Tolentino, también calificó como positiva la próxima celebración de la Bienal.

“Me siento contenta porque estamos avanzando hacia la Bienal Nacional. Hubo una rueda de prensa muy positiva en el Museo de Arte Moderno (MAM). Yo creo que es algo fundamental”, pondera.

También reseñó como importantes el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes, el concurso de fotografía de PhotoImagen, así como el Premio DL Arte Contemporáneo.No obstante, advierte que hacen falta eventos teóricos para analizar el arte dominicano en Santo Domingo y fomentar la discusión.

A Marianne le ha parecido importante cómo los medios y plataformas digitales acerca a la obra y su creador a un clic de distancia, con fotos, videos, recorridos, documentales. Tanto los museos locales como internacionales están presentando sus colecciones.

Pero no es suficiente ver una imagen por la pantalla para apreciar ciertos detalles, es por ello que la comisaria apoya la presencialidad. “La pandemia hizo algo positivo en la discusión del arte”, dice.

La bienal está prevista ser inaugurada a finales de agosto e insiste, tiene que visitarse de manera presencial.La próxima bienal será en el 2023 y RD volverá a la Bienal del caribe.

«Finalmente ya contamos con una Bienal que estará presente en la sociedad dominicana.Podemos ver las últimas producciones que se están haciendo, es muy importante que se mantenga, tenemos grandes artistas y creadores y es escenario para que se conozca su obra. Nuestra Bienal es más vieja que una de las más importantes del mundo, que es la Bienal de Venecia”, precisa José Cejo.

Entiende en este evento es de vanguardia, pues se da a conocer lo último que están haciendo los artistas de todos los géneros: fotografía, cerámica, instalación, pintura, escultura, instalación, performance, y otras ramas de las artes visuales.

Las ventas

José Cejo no deja de lado que, producto de la pandemia, la obra de arte estuvo en pausa. Pero, en el plano de las ventas, asegura que los precios “se mantuvieron más o menos iguales”.

“En una década pasada los precios estaban bastante buenos. Siempre hay un incremento. Pienso que con el tiempo van a surgir más coleccionistas… La obra se vende, no al nivel que el artista quisiera, pero hay otro mercado, artistas que están colocando numerosas obras prácticamente cada día y más o menos tiene un nivel de economía que le permite subsistir del arte. Pero yo siempre digo que el artista tiene que organizarse. Tiene que entender que nuestro país tiene una realidad socioeconómica cultural, y tiene que ajustarse a esos precios”, refiere.

Sin embargo, dice que la mayoría de los artistas viajan a otros países, y venden sus obras, como parte de exposiciones internacionales.

Además, resaltó la importancia de lo digital, donde los interesados pueden apreciar el arte. “Aunque hay un nivel de pesimismo en la sociedad, muchos artistas pueden atestiguar que hay negocios que se están realizando”, dice.

Ante la pregunta de si es mito o realidad que el arte es caro en el país, la respuesta de Tolentino fue contundente: “El problema del mercado del arte es que a veces las obras son demasiado caras o aparentan ser muy caras. Yo diría que es más mito o realidad. El valor tiene que ver con una proyección internacional que carecemos”.

¿Cómo las galerías y centros culturales han logrado mantener el arte a flote pese a la pandemia?

Para Fernando Casanova, quien posee estudios sobre dibujo y pintura en Altos de Chavón y en El Estudio de Madrid, España, el arte lo mantienen a flore los artistas haciendo arte. “Si la pregunta va dirigida a si se han mantenido abiertos los centros culturales y galerías le diría que sí. Ya muchas galerías han comenzado a hacer exposiciones, al igual que algunos museos como el Fernando Peña Defilló la semana pasada”, comenta a Diario Libre el también miembro del ICOM y del CODAP.

Asimismo, el Centro León de Santiago mantuvo un atractivo calendario virtual y volvió a abrir sus puertas con las exposiciones permanentes y la muestra del 28 Concurso de Arte Eduardo León Jimenes.

El reto que tienen los artistas en lo adelante

“El de siempre, hacer arte. Son artistas y eso es lo que deben hacer para tener esa calificación. Quizás ahora tendrán que replantearse sus estrategias de venta, si es que la tenían, e ir pensando que vivir del arte es muy arriesgado y, en muchos casos, precario. Mi consejo es que busquen a quien se encargue del trabajo comercial, el de ventas, y que hagan un plan de vida como artistas a corto, mediano y largo plazo si quieren permanecer y vivir de eso”, así reflexiona Fernando Casanova sobre el futuro de los artistas y el mercado del arte, luego de esta experiencia aleccionadora del coronavirus que, literalmente, paralizó todo.

Del lado del gremio del Codap piden sensibilizarse con el sector.

José Cejo entiende que se debe que el artista dominicano tiene que se apoyado. Considera que el Gobierno debe hacer una inversión enviando grandes exposiciones de arte dominicano, promoviendo a grandes artistas dominicanos vivos y enviarlo a través de las embajadas y los agregados culturales “para que la obra camine”.

Está muy al tanto de que en Quisqueya hay mucho interés y se promueven mucho las publicaciones y las informaciones sobre el arte. Destacó la reapertura de la sala Ramón Oviedo en el Ministerio de Cultura.

Premios y galerías

«Cada año aparecen muchos libros que hablan del arte dominicano».Cultura debe trabajar un poco más. Pero la reapertura de la sala Ramón Oviedo nos da muchas esperanzas de que también el departamento de Artes Plásticas pueda entrar en el organigrama para que un artista pueda trascender fuera de la frontera», exhortó.

Otro punto a tomar en cuenta es el Premio Nacional de las Artes Visuales, cuyo premio era para un artista, ahora es de cuatro artistas, «lo cual es un gran paso», destaca el gremialista.

“En la medida que difundamos más nuestro arte por todos los medios, vamos a ir avanzando. Tenemos muchos artistas buenos y en todas las disciplinas”, declara De Tolentino.

Su posición de que hay pocas galerías en el país lo explica de la siguiente manera: “Para que haya galería tiene que haber compras y coleccionista. Si el galerista no vende no hay dinero para el artista”.

Marianne de Tolentino dejó aflorar la esperanza de que el Estado dominicano pueda ayudar al artista.

Marianne insistió que el crecimiento de arte visual dominicano se logrará con la proyección. Pero tampoco dejar de lado la importancia de las galerías que cumplen su rol.

Dentro de las próximas novedades, la directora de la Galería Nacional de Bellas Artes comenta que se prepara una muestra aniversario sobre el aniversario del fenecido pintor Cándido Bidó, y tratarán de gestionar el presupuesto.

Asimismo, declara que lo medios de comunicación son esenciales para la promoción y difusión del arte dominicano.

«El valor del arte tiene que ver con una proyección internacional de la que carecemos”

Marianne de Tolentino Investigadora de Arte