Educación Superior y asociaciones de universidades convocarán diálogo sobre formación docente

El Ministerio de Educación Superior y las universidades del país gestionan la realización de un diálogo para someter a evaluación y analizar la normativa 09-15, que regula la formación docente en el país.

La propuesta de diálogo fue puesta sobre la mesa luego de que organizaciones rechazaran la posición del ministerio de anular la Prueba de Aptitud Académica (PAA) a los estudiantes universitarios que deseen formarse como docentes, tras las quejas de varias universidades por la poca cantidad de alumnos que ingresan a estudiar magisterio de “excelencia”, porque no logran pasar las pruebas de evaluación exigidas.

Para tales fines, se llevó a cabo una reunión entre el ministro de Educación Superior, Franklin García Fermín, y representantes de las juntas directivas de las asociaciones de universidades, sobre la base de que la calidad educativa es una prioridad impostergable.

García Fermín afirmó que para el Gobierno es de alto interés elevar la calidad de la educación superior mediante la formación de profesores para la excelencia, y que no se impondrá ninguna medida que no sea producto de la participación de las partes.

Los presidentes de la Asociación Dominicana de Universidades (ADOU), José Alejandro Aybar; de la Asociación Dominicana de Rectores de Universidades (ADRU), Alfredo de la Cruz Baldera; y de la Asociación de Universidades de la República Dominicana (AURED), José Ramón Holguín, se manifestaron a favor de la necesidad del acceso equitativo a las oportunidades de formación docente, en beneficio de todos los sectores de la sociedad, y declararon su disposición de participar en todo proceso que garantice la calidad de la formación docente.

Los detalles de la convocatoria se anunciarán en los próximos días y se invitará a los sectores que se han pronunciado sobre la normativa.

Además, se escogerá una comisión interinstitucional que realice el estudio necesario para crear las políticas del sector basadas en el espíritu de justicia, en el conocimiento científico e incluyendo las políticas de la transformación digital en la que trabaja el Gobierno en estos momentos.