Economía

La política monetaria frente a la inflación

Héctor Valdez Albizu lo ha dicho en diversas oportunidades: la inflación es lo peor que le puede pasar a los ciudadanos, ya que le quita poder de compras. Tiene bien claro que su responsabilidad, como gobernador del Banco Central, es seguir inyectando certidumbre y optimista en los agentes económicos. En esto tiene la mejor nota posible.

Es harto conocido que la política monetaria implementada por el Banco Central ha sido efectiva en el control de la inflación. Ya los números así lo confirman. Alcanzar un 3.03% anualizado es un logro que debe verse, además, como una señal de la confianza que genera la economía dominicana.

La autoridad del Banco Central, por supuesto, también queda probada y comprobada. Durante la pandemia, cuando las circunstancias ameritaban flexibilización, es decir, ampliar el medio circulante, todo salió bien. Hubo recursos suficientes para mantener a flote los sectores productivos. Cuando fue necesario restringir, también hubo una respuesta favorable.

Ahora que República Dominicana ha retornado a los niveles normales de inflación, aunque no signifique que bajaron los precios, es momento de proyectar un entorno más favorable para la expansión económica.

De hecho, las proyecciones establecen que el producto interno bruto (PIB) de República Dominicana crecerá por encima del 5% durante este año y en los siguientes.

Una demostración de la efectividad de la política monetaria lo constituye el hecho de que los precios no se han movido ni siquiera por encima del punto porcentual desde enero de 2023 y la inflación anualizada, que en ese mes estaba en 7.24%, no ha hecho más que retroceder hasta la fecha.

Estar en 3.03%, según los datos anualizados a abril, envía una señal muy clara de lo efectiva que ha sido la estrategia de la autoridad monetaria, lo cual ha sido posible sin poner en riesgo el crecimiento económico. Otro punto a favor es la estabilidad de la tasa de cambio.

Aunque la inflación general ha sido obediente a la política monetaria, la subyacente, como es lógico, ha sido más reacia a seguir la línea de la política monetaria. Sin embargo, es entendible porque está relacionada con productos que tienen altos niveles de volatilidad porque son importados, tales como los combustibles y los alimentos.

En fin, la política monetaria ha sido una zapata fundamental en la fortaleza que hoy puede mostrar la economía dominicana y su perspectiva de crecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *