Economía

Juegos de azar: Una “apuesta” que arriesga su estabilidad socioeconómica

En una impactante historia, Juan Carlos, un hombre de 40 años, reveló cómo lo que comenzó como un simple pasatiempo se transformó en una vorágine de desdichas. Tras largas jornadas laborales, Juan encontraba en las cartas y el dominó un refugio de entretenimiento. Sin embargo, lo que parecía inocente diversión se convirtió en una peligrosa adicción que lo llevó a perderlo todo.

La ludopatía, ese trastorno que nubla la mente y descontrola los impulsos, se apoderó de él sin que pudiera siquiera darse cuenta. La necesidad constante e incontrolable de apostar lo llevó a endeudarse hasta límites insospechados, arrastrando consigo a su familia y sumiendo su economía en un abismo del que parecía imposible salir.

Expertos en la materia, como el psiquiatra Rafael Johnson, alertan sobre los riesgos que conlleva esta adicción en la sociedad dominicana. Según datos que maneja Johnson, en República Dominicana hasta un 85% de los ludópatas han llegado a contemplar el suicidio como única salida a las abrumadoras deudas generadas por su desenfreno en el juego. De hecho, asegura, que el 19% de los suicidios están relacionados con deudas por juegos de azar.

Las fases por las que atraviesa un jugador patológico, según la “Guía ludopatía y el manejo del dinero”, elaborado por la Superintendencia de Bancos (SB), en colaboración con la Fundación Fénix, instituto especializado en tratamientos de las adicciones, son descritas con crudeza: desde la ilusión de la ganancia fácil, pasando por la desesperación al intentar recuperar lo perdido, hasta llegar al abismo de la desesperación absoluta. Cada etapa marcada por pérdidas devastadoras y un círculo vicioso del que pocos logran escapar.

Los síntomas descritos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales revelan la gravedad de este flagelo: desde la obsesión constante por el juego hasta la disposición a cometer actos ilegales para financiar esta peligrosa adicción.

Disfunción con el dinero

La pregunta que todos muchos se han hecho en algún momento es: ¿cuándo se convierte el dinero en una adicción? Según la guía sobre ludopatía, se han identificado varias disfunciones con el dinero, entre las que destacan el “perseguidor del gran negocio”, el “adicto a la pobreza”, el “adicto al mantenimiento o a vivir arrimado”, el “codependiente del dinero”, el “trabajador compulsivo”, el “subganador compulsivo”, el “gastador compulsivo” y el “deudor compulsivo”. Todos estos perfiles afectan significativamente su estabilidad financiera, ya que no le permite controlar sus emociones al momento de entrar en contacto con el dinero.

Por ejemplo, el perfil del deudor compulsivo es alarmante: viven atrapados en un círculo vicioso de angustia, donde adquieren nuevas deudas para pagar las anteriores, sin lograr salir de este laberinto financiero. Incapaces de generar ingresos suficientes para cubrir sus necesidades o utilizar de manera efectiva lo que producen, se sumergen en un abismo económico del que les resulta imposible escapar.

Esta enfermedad no distingue edad ni clase social; es un impulso arrollador que lleva a adquirir bienes incluso sin tener la base económica para hacerlo, desencadenando un endeudamiento compulsivo y compras descontroladas.

Deudas por juegos de azar

El impacto del juego problemático en las finanzas es devastador. Las personas con adicción a los juegos de azar suelen terminar endeudadas, afectando significativamente su bienestar y el de sus familias.

A medida que la adicción avanza hacia su fase más crítica, las apuestas se vuelven más frecuentes y las sumas apostadas aumentan, incrementando así las pérdidas. Agotan sus propios recursos y buscan préstamos para saldar sus deudas, pero la realidad es desoladora: rara vez logran saludarlas y suelen utilizar los préstamos para seguir apostando, cayendo en un ciclo fatal.

Aspectos a tomar en cuenta

  1. Actitud. Cuanto más positiva sea su actitud hacia los juegos, más propenso se puede volver.
  2. Actividades. Dedique tiempo a actividades que no guarden relación con las apuestas.
  3. Atención. No menosprecies la adicción al juego. Oriéntese sobre el peligro real que supone.
  4. Pregúntese. ¿Dedica más tiempo o más dinero que antes al juego? Reflexione.
  5. Responsabilidad. Aunque haya posibilidades de juego constantes y atractivas, tome control.
  6. Ayuda. Pida ayuda psicológica profesional y especializada. La ludopatía es una enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *