Economía

Exención de ITBIS y depreciación acelerada: beneficios más aprovechados por el sector industrial en República Dominicana

El sector industrial es un pilar del desarrollo de República Dominicana. Desde zonas francas, manufactura local y comercio, hasta construcción, transporte o almacenamiento, esas empresas contribuyeron en un 58.5% al crecimiento acumulado de la economía local durante el período 2021-2022.

Uno de los factores que han impulsado ese aporte, es el grupo de beneficios que ofrece el Régimen de Competitividad e Innovación Industrial (RCII). En 15 años de aplicación de la ley, se han otorgado un promedio de 762 beneficios tributarios anuales, de acuerdo con la “Evaluación de impacto de los beneficios fiscales del régimen de competitividad e innovación industrial”, en promedio, el 85% de los negocios acogidos han aprovechado los beneficios de la Ley, equivalente a un promedio anual de 273 empresas industriales.

Pero, ¿cuál es el beneficio más utilizado? Según los resultados del análisis, el incentivo que más se utiliza anualmente es la exención parcial (50%) del ITBIS en la importación y compra de mercancías, insumo, maquinaria y bienes de capital. Este, en promedio se aprovecha por 273 beneficiarios (el total de los que hacen uso en el año de, al menos, uno de los incentivos tributarios). El 88% de las adquisiciones corresponden a insumos, mientras que el 12% restante son maquinarias y equipos.

Como resultado, los montos de insumos, materias primas, maquinarias y equipos que las industrias acogidas al RCII han erogado sin el pago (parcial o total) del ITBIS ascienden a un promedio anual de RD$61,147 millones. De este total, RD$53,577 millones son importaciones de insumos y materias primas, cifra que crece en promedio un 24% anualmente.

La adquisición de maquinarias y equipos asciende anualmente a RD$7,570 millones, aumentando un promedio de 22% al año. El Trato Equivalente otorgado a las compras locales de insumos y materias primas con el pago parcial del ITBIS (que hasta 2014 era exenta) representa un promedio anual de RD$1,931 millones, cifra que crece anualmente un 11%.

Estos valores no representan el impuesto dejado de recaudar, sino el costo de importación. En total, se han importado 115 distintos tipos de maquinarias y equipos; y 540 distintos tipos de bienes considerados insumos y materias primas.

De los beneficios más aprovechados, le sigue la solicitud de depreciación acelerada son 208 al año. De hecho, nueve de cada 10 industrias optan por este mecanismo. Consiste en el reconocimiento de la pérdida del valor que sufren los bienes de un negocio como consecuencia del desgaste por el uso o paso del tiempo.

En otras palabras, es una técnica financiera que permite a las empresas deducir el costo de un activo, como una computadora o una máquina, de sus impuestos a lo largo de un período más corto de lo que realmente dura el activo. En lugar de deducir su valor durante muchos años, la depreciación acelerada permite deducir más en los primeros años, lo que puede ser útil para reducir los impuestos que debes pagar.

“Que las industrias prefieran el mecanismo de depreciación acelerada evidencia que la política de inversión ha sido de largo plazo, en activos productivos, de montos importantes y que esperan producir ganancias (aumentando su renta neta imponible), con las que podrán compensar el gasto extra en depreciación en los años subsiguientes”, cita el informe.

Anualmente, un promedio de 240 empresas acogidas al RCII han hecho uso de los incentivos asociados al ISR societario a las cuales se les ha autorizado un promedio anual de RD$3,785 millones en deducciones permitidas (crédito por inversión) o depreciación acelerada.

Mientras deducción por inversión alcanza unas 32 al año, la exclusión de los activos de la base del Impuesto sobre Activos se aplica a 240 beneficiarios. Finalmente, las exenciones de retención de ISR por pagos al exterior llegan a 10 por año, ascendiendo en promedio los gastos anuales asociados a este beneficio a RD$70 millones.

Si bien no todas las industrias calificadas hacen un uso continuo de los beneficios de la ley, debido a que la naturaleza de esto es incentivar fundamentalmente la inversión de mediano y largo plazo, por lo cual una vez utilizado el beneficio pasarán unos años hasta que esa misma empresa vuelva a utilizarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *