Economía

El Estado debe ser transparente al contratar seguros (2)

La conducta humana tiene mucha complejidad, la gente sabes que algunas cosas le afectan, pero no son capaces de expresar sus ideas libremente, sin identificar sus miedos. ¿A qué le temen? ¿A perder la oportunidad de ser favorecido con lo que le afecta? ¿A ser perjudicados por las acciones de los que se favorecen de la mala conducta o acciones dañinas? Son las cosas que evitan vivamos en un mundo mejor. Un sabio dijo, que los malos se imponen porque la gran mayoría de buenos no toman acciones.

Pues a muchos le gustaría que el Estado haga lo correcto en sus decisiones, pero en la actualidad, ni siquiera los adversarios políticos han tenido el coraje de expresar sus puntos de vistas. Entiendo que la comodidad de vivir en el consumismo con posibilidad de acceder al placer no tiene sentido para muchos tener la posibilidad de poner en peligro, y los más necesitados ninguna fuerza de darle vuelo a sus quejas, y todo sigue hasta que se rompa el equilibrio, como la poblada del 24 de abril, 1984.

Pues seguimos con el tema de las licitaciones y la Ley de Compras y Contrataciones 340-06, la cual al parecer se aplica con ciertas discreciones, y observaciones políticas para no interferir en los negocios de algunos sectores. Entiendo que a diferencia del sometimiento de inconstitucionalidad que hiciera la Cámara de Aseguradoras y Reaseguradoras (Cadoar), TC-01-2015-0044 contra el numeral 4 del Artículo 6 de la Ley 340-06, para nada tiene que ver con los seguros de propiedad y explotación del Estado, ya que a diferencia de Seguro Nacional de Salud (Senasa), que es una institución neta del Estado para garantizar los servicios de salud a los mas necesitados, no así el Banco de Reservas y sus subsidiarías, que compiten en el mercado de bienes y servicios bajo la ley del mercado libre de ofertas y demandas.

Como decía en el primer artículo, debemos exigir el sometimiento a la Ley 340-06 de la compra de servicios de seguros a las instituciones del Estado; y debe ser el papel de la Cadoar al igual que lo hizo con las administradoras de riesgos de salud (ARS), en vista de que no se aplica el Artículo 6-4 como se interpreta con Senasa, existiendo una violación e inobservancia de la Dirección de Compras y Contrataciones (DGCP), al permitir estas operaciones con primas tan altas como la del seguros de vida y accidentes de los estudiantes por el Ministerio de Educación.

Para salvaguardar la transparencia del Estado, existen muchos ejemplos a seguir. Tenemos el ejemplo de Colombia, algunos estados mexicanos, Chile y otros. Pero también en el país, tenemos ejemplos muy bien elaborado como el de Refinería que hace sus licitaciones y otras entidades privadas. También esta la practica de escoger un pool de aseguradoras, que garanticen seguridad y precios para la protección adecuada sin favorecer amigos de los funcionarios que en ocasiones lo hacen para beneficios particulares con elevadas comisiones, dejando de lado la calidad y objetividad de la operación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *