Economía

El Estado debe ser transparente al contratar seguros (1)

En los últimos días hemos tenido un buen debate sobre los seguros del Estado a raíz de la información aparecida en algunos periódicos sobre el enjuiciamiento del expresidente de Argentina y otros funcionarios, por beneficiarse de las comisiones en cobertura del Estado.

Las discusiones se han dado en el chat de la plataforma WhatsApp código Hammurabi, en un marco de respeto profesional y con la preocupación de eliminar esa práctica en nuestro mercado.

Lo sucedido en Argentina se debe a la no existencia de la obligación de licitar los seguros del Estado con la transparencia que demandan las cosas públicas. Algo que nos sorprende de un país con una gran economía y con el desarrollo que tiene el mercado asegurador y su gran influencia en la región para tener practica y protocolos de licitación con bases transparentes.

Nosotros no tenemos una cultura de asegurar nuestros bienes, tan grande es la falta que apenas el 1.6% aportamos al PBI y más del 80% de nuestras viviendas no poseen seguros, y aquellas que lo poseen están infraaseguradas, porque en la mayoría de los casos son exigidos por los bancos para proteger sus deudas. Solo el seguro de automóvil es obligatorio y aun así, el 40% transitan sin seguros y tenemos más de 3 millones de motocicletas, la mayoría sin seguros, responsables del 70% de los accidentes y de los atracos.

Pero tampoco los políticos no han tenido conciencia de la necesidad de asegurar los bienes del Estado, y aquellos que lo han hecho, en muchos casos han sido para beneficiar algún amigo de la aseguradora o intermediario, por lo que nosotros hemos propuesto, que los seguros del Estado sean licitados, o se considere la creación de un pull de aseguradoras dándole oportunidad a todo el mercado sin favoritismo, obteniendo un precio justo.

Al colgar mi propuesta en LinkedIn, un buen amigo me hizo la siguiente observación:

Gracias, querido Osiris. Tienes toda la razón. Pero creo que debiese hacerse como en Colombia:

  1. La entidad pública a cargo deberá lanzar por los medios oficiales una licitación pública abierta anual usando pliego tipo (para evitar que los acomoden a conveniencia) del intermediario de seguros.
  2. Escogido el intermediario, este elabora el slip de condiciones y la entidad lanza la licitación de compañías de Seguros. Las compañías podrían ir solas o podrán armar consorcio con otra. Esta sería la distribución en coaseguro.
  3. El intermediario se encarga de la operativa pero no puede negociar términos con aseguradoras. Ganará la mejor propuesta en términos de cobertura y precio. Esto debería estar bien definido en los términos de calificación.
  4. Cada año debe hacerse la licitación.
  5. Los reaseguradores deben ser de primera línea.
  6. Deben expedirse las respectivas pólizas de cumplimiento a cada aseguradora.

Espero otras reacciones para que podamos tener un abanico de propuestas donde escojamos lo más conveniente con la mejor transparencia, por lo que seguiremos en el próximo artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *