Dirigentes de partidos opositores están en desacuerdo con la compra de armas ilegales

El anuncio del presidente Luis Abinader de comprar las armas de fuego que poseen los civiles de forma ilegal para su posterior destrucción, no ha sido bien recibida por algunas personalidades del ámbito político, quienes indican que no se debe premiar a los infractores de la ley, pagándoles para que las entreguen, y lo que sería peor, consideran, es que estos reciban una remuneración económica.

Uno de los que expresó su oposición al tema, fue el senador por La Vega, Ramón Rogelio Genao, quien manifestó estar en desacuerdo con lo anunciado por el presidente. Aseguró que más bien estas armas deben de ser incautadas a las personas que las posean de manera ilegal.

“Nosotros no estamos de acuerdo con eso, de ninguna manera, con la compra no. Puede ser un intercambio, pero yo creo que la compra no se corresponde”, indicó el legislador.

Agregó que en la República Dominicana existen más armas ilegales que legales, por lo cual considera que debe ser establecido un protocolo más riguroso en cuanto a la evaluación psicológica de quienes poseen licencias para portarlas de manera legal.

Al presentar el Plan de Seguridad Ciudadana, Abinader señaló que el intercambio de las armas incluirá cupones canjeables en el sistema comercial para sus propietarios, y estímulos para policías, militares, funcionarios aduanales y para personas que colaboren en la identificación de un arma ilegal.

El exministro de Interior y Policía, José Ramón ‘Monchy’ Fadul, señaló que, en vez de comprar las armas, el procedimiento a seguir sería decomisarlas porque nadie debería tener armas de fuego que estén al margen de la ley.

“El que tiene un arma ilegal esta cometiendo una infracción a la ley y, por lo tanto, no está bajo los mandatos de la legales, por lo que debe ser sometido ante los tribunales correspondientes”, dijo Fadul.

El también miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), explicó que las armas ilegales siempre serán ilegales, y las personas que estén en ese tipo de situación deben ser sometidas a la legalidad.

En el caso de los que tienen permiso para porte y tenencia de armas legales, Fadul consideró que debe reducirse, llevándolo a la tenencia y dejándole el porte a aquellas personas que bajo un protocolo lo requieran, bajo las condiciones de seguridad que tiene el país.

Asimismo, al intercambio de las armas, Fadul dijo que el cambio de estas por algún producto no es incorrecto, pero el problema radica que quienes tienen armas de fuego de manera ilegal infringen la ley, por lo que, en ese caso, se les debe aplicar sanciones por portar armas de fuego sin el debido permiso.

“Hay que erradicar el problema de la tenencia de armas en manos de civiles, y más los que la tienen de forma ilegal. Eso hay que combatirlo y siempre yo he propiciado por eso y creo que es correcto ese paso, hay que desarmar al país y no a los ilegales solos”, explicó Fadul.

Dijo que, en el caso del porte de estas, hay que tener una tendencia de ir reduciéndolo dentro de un marco y una gradualidad para dejar la tenencia.

Señaló que, en la obtención del permiso de las armas de fuego, las personas deben realizarse pruebas antidoping, análisis psicológicos y una serie de factores que intervienen en la obtención del permiso, por lo que está de acuerdo en que el mismo sea recrudecido.

Mientras que Gaddis Corporán, miembro del Comité Central y diputado del PLD, aseguró que el plan de desarme de la ciudadanía no surtirá efecto, ya que no es una solución viable al problema de la delincuencia en el país y manifestó que será difícil que la delincuencia común vaya a algún estamento gubernamental a entregar un arma ilegal.

Expresó que, en el caso de los ciudadanos de la clase media, que andan cuidándose de ser atracados por los delincuentes, dudaba que vayan a deshacerse del único mecanismo con que cuentan para defenderse.

Recordó que la policía nacional requiere de una reforma integral profunda, que no está contemplada en el Plan de Seguridad que anunció el presidente de la República, Luis Abinader, lo que le impide garantizar la seguridad adecuada a la ciudadanía.

“Vamos a darle un voto de confianza al presidente Luis Abinader, pero entiendo que el camino no está por ahí. No sé quién está asesorando al presidente, pero el plan de desarme al ciudadano común no creo que surta efecto”, precisó el dirigente peledeísta.