Dimite un cardenal alemán por el «fracaso» de la iglesia en «la catástrofe de abusos sexuales»

Actualizado Viernes,
4
junio
2021

13:15

La semana pasada el papa Francisco ordenó una investigación sobre los abusos sexuales en la diócesis de Colonia

El cardenal Reinhard Marx, en una imagen de 2019.
El cardenal Reinhard Marx, en una imagen de 2019.Alessandra Tarantino / AP

El arzobispo de Múnich, el cardenal Reinhard Marx, pidió al Papa este viernes que le libere de sus funciones y reconoció el «fracaso» de la iglesia católica en la «catástrofe de abusos sexuales» en el seno del clero alemán. «Es importante para mí compartir la responsabilidad de la catástrofe de los abusos sexuales perpetrados por responsables de la iglesia en las últimas décadas», escribió al Papa, según un comunicado en el que denunció también un «fracaso institucional» a la hora de tratar este escándalo que sacudió al clero del país.

En el correo dirigido al papa con fecha del 21 de mayo que es citado varias veces en el comunicado, el cardenal, ex presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, uno de los pesos pesados de la jerarquía eclesiástica de este país, estima que la iglesia ha llegado a un «punto muerto».

Las recientes conversaciones mostraron que «algunos en el seno de la iglesia no quieren aceptar esta responsabilidad ni por tanto la complicidad de la institución y se oponen a cualquier diálogo sobre la reforma y renovación en relación a la crisis de los abusos» sexuales, prosigue el texto.

La dimisión de Reinhard Marx coincide con la decisión del papa Francisco de ordenar la semana pasada una investigación sobre la manera de tratar los casos de abusos sexuales de menores en la diócesis de Colonia, la mayor de Alemania, sacudida por un escándalo desde hace meses, y que implicaría al cardenal Rainer María Woelki, al arzobispo de Hamburgo, Stefan Hesse, que ya ha dimitido de su cargo, y otros dos obispos auxiliares.

En septiembre de 2018, los obispos alemanes hicieron público un informe en el que contabilizaban 3.677 casos de abusos sexuales a niños y jóvenes por parte de 1.670 clérigos entre 1946 y 2014.

El papa nombró dos «visitantes apostólicos», una especie de enviados extraordinarios de la iglesia, encargados de «evaluar la situación pastoral compleja creada en el arzobispado y estudiar paralelamente la posible comisión de faltas» por parte del cardenal Rainer-Maria Woelki y otros prelados. El papa recurre a estas medidas cuando considera que una diócesis ya no puede resolver un problema de manera interna.

Este anuncio coincide con las críticas crecientes contra el cardenal Woelki, acusado de haber encubierto durante mucho tiempo a dos sacerdotes de la comunidad religiosa de Dusseldorf, sospechosos de abusos sexuales

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *