Destacan necesidad acompañamiento a adolescentes embarazadas

Cortesía de la Sociedad Dominicana de Medicina Perinatal 

La licenciada Claudine Hernández Pérez  explicó que en la etapa de la adolescencia, debido a las transformaciones  sustanciales en la personalidad y a los cambios que  experimentan en el ámbito del neurodesarrollo, los modos de  afrontamiento de la vida cotidiana, adquieren particular  relevancia. 

“Entendemos la “capacidad de afrontamiento” como el conjunto  de respuestas (pensamientos, sentimientos y acciones) que un  sujeto utiliza para resolver situaciones problemáticas y reducir  las tensiones que ellas generan”, dijo. 

Agregó que recibir la noticia de un embarazo dispara en la adolescente  diversas alarmas e involucra no solo el cómo hacen para  afrontar lo que venga, sino qué interpretación le dan a lo que  ocurre y aquí juega un papel fundamental la familia. 

De acuerdo con la psicóloga, las situaciones de estrés debido a las  interpretaciones de los diferentes ambientes (familiar y social),  muchas veces se relaciona con pérdida de autoestima y una baja  en la satisfacción vital. 

Y si a esto se le suman los nuevos escenarios con lo que deberá empezar a lidiar la joven, el resultado emocional será de mucho temor, dudas, enojo y lidiar con la desilusión de dejar  atrás muchas actividades de su etapa. La suma de todas estas  características supone una fuerte limitación en la capacidad de  afrontamiento. 

La labor que debe asumir la familia para un sano acompañamiento es lograr:

Cohesión= Unión familiar y emocional para enfrentar  juntos este proceso. 

Armonía= Correspondencia con las necesidades de los  diferentes momentos de la gestación. 

Comunicación= Siendo capaces de compartir sus  experiencias, momentos lindos y de dudas. 

Afectividad= Para demostrarse sentimientos entre unos y  otros. 

Permeabilidad= como la capacidad de brindar y recibir  ayuda de otros. 

En conclusión, el apoyo familiar sería que la joven pueda recibir  de ese primer núcleo de apoyo, la familia, que están pendientes,  que se involucran, que le protegen y le consuelan, mientras van  organizando la cascada emocional que van experimentando.  Siendo las manos que sostienen, acompañan y brindan  seguridad. 

fecha:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.