Consternación en Villa Altagracia por el asesinato de pareja evangélica; pastores piden justicia

Pastores de la iglesia evangélica, familiares y amigos de Eliza Muñoz Marte y Joel Díaz, asesinados anoche por agentes de la Policía Nacional, acudieron al destacamento policial de Villa Altagracia para solicitar justicia ante lo que calificaron como un “horrendo crimen”.

Las víctimas son reconocidos líderes cristianos residentes en el sector Sabana Perdida en Santo Domingo y regresaban de una actividad religiosa desde Villa Altagracia.

Al respecto, el pastor Freddy Díaz Rosario, de la Confraternidad de Pastores de Villa Altagracia, expresó su indignación al tiempo de demandar justicia.

De acuerdo con informaciones, el carro coincidía con la descripción de uno en el que supuestamente viajaban varios hombres que habían cometido un asalto en Bonao, sobre el cual habían sido alertadas las unidades patrulleras de la zona.

Los agentes dispararon contra el vehículo sin mediar palabras, hiriendo también a una persona, la cual aun no ha sido identificada.

Al destacamento se presentaron también comunitarios de Villa Altagracia, quienes criticaron los métodos utilizados por la Policía Nacional.

Los agentes policiales se colocaron en la puerta de entrada del destacamento para evitar que la multitud de personas pueda entrar al local.

El carro en el que viajaban las víctimas aun está en el destacamento policial de Villa Altagracia, estacionado en el parqueo delantero del lugar, precisamente donde las personas se han aglomerado.

El carro presenta al menos 12 impactos de balas, abolladura en el bumper trasero y delantero y manchas de sangre.

Tras el incidente, la Policía Nacional informó que había suspendido y puesto bajo investigación a los agentes involucrados.