Considera que anticiparse ante la temporada de huracanes es la clave para una reactivación económica segura

Este año la temporada de huracanes tendrá una actividad mayor al promedio anual, de acuerdo con la Universidad de Colorado, habrá 17 tormentas tropicales con nombre y ocho huracanes, cuatro de ellos de gran magnitud, que impactarían de manera directa al Océano Atlántico y los países que se encuentran ubicados en la zona de influencia de los huracanes, como la República Dominicana.

Ante este panorama, Marsh, líder en consultoría de riesgos y corretaje de seguros, recomienda anticiparse y desarrollar estrategias que mitiguen los estragos que pudiera ocasionar la temporada de huracanes, más en un contexto de recuperación económica es crucial para que las empresas puedan proteger a su capital humano y garantizar la continuidad del negocio.

Este escenario, se suma a las conclusiones del Informe Global de Riesgos 2021, publicado por el Foro Económico Mundial en colaboración con Marsh McLennan, en el cual se destaca que las preocupaciones ambientales siguen encabezando la lista en términos de probabilidad e impacto para la próxima década.

Debido al panorama que presenta esta nueva temporada de huracanes, Gerardo Herrera Perdomo, Líder de Marsh Advisory para Latinoamérica y el Caribe, señala que: “Los riesgos medioambientales continúan siendo una de las principales amenazas tanto para la sociedad en general como para las empresas. Sin embargo, es importante considerar que por la situación pandémica que estamos viviendo, las organizaciones no solo deben prepararse para mitigar los desafíos que ya se conocen, sino para enfrentarlos en condiciones novedosas, tales como el trabajo remoto, redefinición de cadenas de abastecimiento y procesos de producción condicionados a medidas de bioseguridad, lo cual hace que, enfrentar los fenómenos climáticos extremos que vamos a estar viviendo en esta nueva temporada de huracanes, sea realmente todo un reto que exija anticipación y preparación”.

De acuerdo al comunicado, en la misma línea, Enrique Valdez, Presidente/CEO de Marsh Franco Acra indicó que: “en estos momentos donde el mundo está intentando retornar a lo que una vez fue, y con los esfuerzos para reactivar los diferentes sectores económicos del país, es crucial asegurar que dicha reactivación económica continúe abriéndose paso, no obstante, esto sólo será posible si las empresas se anticipan y llevan a cabo una medición de riesgos que les permitan articular una respuesta más efectiva ante esos desafíos que atentan contra la fuerza laboral, su productividad y la continuidad del negocio”, destacó Valdez.

Por este motivo para crear un plan de contingencia mucho más certero, la consultora recomienda realizar una evaluación de los riesgos basados en dos metodologías de análisis:

● Capacidad de tolerancia de riesgo: Esto contempla un análisis detallado de los estados financieros y los indicadores de desempeño para determinar, de manera personalizada, el monto de retención que pueda retener una organización. Especialmente en consideración a los escenarios de daños que pudiera causar una catástrofe natural como un huracán sí afectará las facilidades de la empresa.

● Modelación catastrófica: Este proceso se encarga de plantear las probabilidades de pérdidas y, en conjunto con la capacidad de tolerancia de riesgo, definir diferentes opciones de deducibles que se adapten a la realidad de lo sucedido.

Además, la empresa también sugiere tomar en cuenta los siguientes puntos para preparar a la organización ante la ocurrencia de un desastre natural:

Entienda su póliza: Antes de que las tormentas lleguen, conozca los términos en la póliza de seguros, aspectos de cobertura y especificaciones. De esa manera, luego de una tormenta sabrán el procedimiento a seguir frente a la aseguradora para la recuperación de las pérdidas.

Verifique el estado de su propiedad: Conocer el estado de los bienes, tener un inventario, dentro y fuera de la organización, y el valor real de ellos es primordial para una indemnización adecuada. Es necesario también revisar las pólizas existentes de forma que la cobertura se ajuste a su exposición real.

Explore soluciones innovadoras: De cara a la temporada de huracanes, el seguro continúa siendo la red de seguridad esencial, en especial con los seguros paramétricos, que son aquellos basados en parámetros históricos predefinidos, los cuales están ganando terreno debido a sus procesos de adjudicación más simple y un pago más rápido. Los seguros paramétricos están diseñados como complemento de las pólizas tradicionales de aseguramiento. Su uso y eficacia estratégica varían según las necesidades de cada cliente.

Adapte los planes de continuidad comercial a la “Nueva Normalidad”:

Una tormenta puede generar daños en las operaciones de su empresa, la de sus proveedores y el funcionamiento del área de acción: corte de las telecomunicaciones, falta de energía, obstrucción de carreteras y puertos, entre otros. Considerar aliados alternativos y métodos de envío paralelos es una manera acertada de prevenir posibles interrupciones en su cadena de suministro. En este punto, es importante identificar los nuevos riesgos de la nueva normalidad, como hacer un mapeo de los colaboradores que son determinantes dentro de la organización y que se encuentran en formato remoto, con la finalidad de prever cualquier situación que pudiera afectar en caso de ocurrir algún desastre natural.

Cuide de los suyos: En el contexto del teletrabajo este año el reto es mantener a todos a salvo, algunos desde las oficinas y otros desde sus casas. Por eso, antes de una tormenta es indispensable definir procedimientos de manejo de crisis para prevenir cualquier perjuicio al capital humano.

En este nuevo contexto, es importante que las empresas cuenten con planes preventivos que se extienden a los hogares de los trabajadores, con la finalidad de disminuir en gran manera las repercusiones negativas que pueda causar la temporada de huracanes en ellos y en la continuidad del negocio.