China critica la hipótesis de fuga de COVID-19 de laboratorio

China criticó el viernes la hipótesis de que la pandemia de COVID-19 pudiera haberse originado en una fuga de un laboratorio chino, diciendo que es una mentira motivada políticamente, luego de que la Organización Mundial de Salud recomendó de la manera más enérgica una investigación profunda del asunto.

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, rechazó acusaciones de que China no había cooperado plenamente con los investigadores y dijo que el país aceptaba cualquier pesquisa basada en la ciencia, pero rechazaba cualquier manipulación política.

Reiteró además sus llamados a investigar “laboratorios sumamente sospechosos, como el de Fort Detrick y la Universidad de Carolina del Norte” en Estados Unidos, donde China ha insinuado, sin evidencia, que Estados Unidos estaba desarrollando el coronavirus como arma.

“La teoría de la fuga de un laboratorio es una mentira cocinada por fuerzas anti-China con propósitos políticos, sin nada que ver con la ciencia”, dijo Zhao en un encuentro con la prensa. “Siempre apoyamos y participamos en el rastreo global del virus sobre bases científicas, pero nos oponemos firmemente a cualquier forma de manipulación política”, dijo, reiterando la explicación de China para demorar o rechazar más investigaciones sobre los orígenes del virus.

Zhao dijo además que China ha realizado grandes contribuciones al rastreo del virus, compartiendo la mayor cantidad de datos y resultados de estudios.

Eso “refleja plenamente la actitud abierta, transparente y responsable de China, además de su respaldo al trabajo de la OMS y del grupo asesor”, dijo.

La posición de la OMS en un reporte publicado el jueves marca un cambio drástico con respecto a la evaluación inicial de la agencia de la ONU sobre los orígenes de la pandemia. Muchos críticos acusaron a la OMS de apresurarse a rechazar o restar importancia a la teoría de la fuga del laboratorio, que puso a las autoridades chinas a la defensiva.

Luego de una visita severamente controlada a China el año pasado, la OMS concluyó que era “extremadamente improbable” que el coronavirus se hubiese diseminado a humanos tras una fuga de un laboratorio en la ciudad de Wuhan. Muchos científicos sospechan que el coronavirus pasó de murciélagos a personas, posiblemente vía otro animal.

Pero en su reporte el jueves, un grupo de expertos de la OMS dijo que aún faltaban “datos cruciales” para explicar cómo comenzó la pandemia. Los científicos dijeron que el grupo seguirá “dispuesto a considerar cualquier y toda evidencia científica que esté disponible en el futuro para permitir un examen detallado de todas las hipótesis razonables”.