Casos de COVID-19 se disparan a más del doble en China

El número de nuevos casos de COVID-19 en China se disparó el martes a más del doble respecto al día anterior, mientras el país lidia con su peor brote desde los primeros días de la pandemia.

La Comisión Nacional de Salud informó que se han identificado 3,507 nuevos casos de propagación local en las últimas 24 horas, en comparación con las 1,337 infecciones del día anterior.

Una variante altamente contagiosa conocida como “ómicron furtiva” ha puesto a prueba la estrategia de tolerancia cero del gobierno chino, la cual había logrado mantener bajo control al virus desde el letal brote inicial de principios de 2020 en la ciudad de Wuhan. Aunque las cifras son bajas respecto a otras partes del mundo, los más de 10,000 casos de China registrados en las primeras dos semanas de marzo superan con creces los brotes anteriores.

No se han reportado muertes nuevas en los múltiples brotes registrados en China.

La mayoría de los nuevos casos se registraron en la provincia de Jilin, en el noreste de China, donde se reportaron 2,601 infecciones. Otros brotes de menor dimensión se han registrado en distintos puntos del país, incluyendo urbes como Beijing, Shanghái y Shenzhen.

Jilin ha prohibido que los residentes abandonen la provincia y que viajen entre las ciudades dentro de ella. Los 9 millones de residentes de Changchun, la capital de la provincia y centro de fabricación de automóviles, han estado confinados desde el viernes mientras las autoridades realizan repetidas rondas de pruebas masivas tanto allí como en la ciudad de Jilin.

Más de 1,000 trabajadores médicos han llegado desde otras provincias junto con suministros, y la provincia ha movilizado 7,000 reservistas del ejército para ayudar con la respuesta.

En otras partes de China, la provincia de Shandong registró 106 nuevos casos. La provincia de Guangdong, en el sureste de la nación, donde la metrópolis y el principal centro tecnológico de Shenzhen están confinados desde el domingo, informó de 48 nuevos casos. Shanghái tuvo nueve, y Beijing informó de seis.