Aumy Guerra, la bicampeona mundial de boliche, se retira de la selección dominicana

La bicampeona mundial, Aura Mireya Guerra López, la atleta con más renombre en el boliche, para cualquiera de las dos ramas, ha decidido alejarse de las pistas de competencia, pero no de su deporte, sino de la selección nacional, cuya camiseta vistió con tanto orgullo.

Aumy Guerra perteneció a la selección nacional de boliche por más de la mitad de su vida. Ella seguirá en los bolos, pero no en competencias oficiales de la selección dominicana de boliche. “Parte del motivo de mi retiro es que, a nivel competitivo, de lo que quiero ganar, demostrar, ya no es la meta”, dijo Guerra.

La primera vez que jugó boliche fue en la ya desparecida Bolerama Naco, tenía alrededor de 13 años. “Estábamos ahí por diversión”, recuerda la jugadora, quien andaba con su hermana Karina, después de salir del colegio San Judas Tadeo, institución que quedaba “muy cerca”.

Pero ahí solo probó de lo que luego sería su gran atracción. Pasaron unos cinco años sin profundizar en los bolos, esa pausa de un lustro terminó cuando vio que abrieron el Zebelén Bowling Center en 1995.

Su pasión se incrementa mucho más después de vestir la franela por primera vez. En el 1996 viaje al torneo internacional de las Américas que fue mi primera competencia internacional. Esa primera camiseta que me puse para mí fue increíble. Ya sabía que era lo que yo quería”.

La atleta, que acumula sobre los 200 trofeos en su hogar, conquistó campeonatos en cualquier escenario en el que se presentó. “Mi carrera ha sido exitosa. Me siento satisfecha con los logros que he obtenido, en el sentido de que vengan más logros, te puedo decir que ya estoy satisfecha”.

Es para sentirse así, pues es campeona mundial dos veces corridas (2010-2011) de la Copa QubicaAMF, el evento de lujo de este deporte.

Calmada, relajada y bajo el ambiente de una conversación de lo más normal, esta “guerrera” del boliche anunció su adiós. Solo un trofeo le hubiera gustado conseguir, el oro de unos Juegos Panamericanos. “Me faltó la medalla de oro de los Juegos Panamericanos. Tengo de todos los colores, me quedé en la plata”, dice refiriéndose al segundo lugar en los Panamericanos de Toronto 2015.