Aliados del opositor ruso Navalni llaman a manifestación el 21 de abril

Los aliados del principal detractor del Kremlin, Alexéi Navalni, actualmente detenido y en huelga de hambre, instaron este domingo a los rusos a manifestarse el 21 de abril para “salvar la vida” del opositor, quien se encuentra gravemente enfermo de acuerdo a sus partidarios.

“No queda más tiempo, este es el momento para actuar. Ya no se trata solamente de la libertad de Navalni, sino de su vida. En este momento, lo están matando en una colonia penitenciaria y no podemos esperar más”, escribió en la red Facebook el aliado y mano derecha del opositor, Leonid Volkov, horas más tarde de que el presidente Vladimir Putin pronunciase su discurso sobre el estado de la nación.

Señaló además que la manifestación del miércoles podría convertirse en una batalla decisiva en la lucha contra el “mal absoluto”, o el último mitin de la oposición de Rusia durante años.

“Contacte a todos sus conocidos y diríjanse a las plazas centrales”, escribió Volkov, director de las oficinas regionales de Navalni, añadiendo que las protestas callejeras del miércoles deberán ser masivas.

“No creas eso de que nada depende de nosotros”, subrayó.

Esta convocatoria se hizo pública tras que los médicos de Navalni afirmaran el sábado que la salud del político opositor se había deteriorado rápidamente, y que “en cuanquier momento” podría sufrir un paro cardíaco.

“Nuestro paciente puede fallecer en cualquier momento”, indicó el sábado en la red Facebook uno de sus médicos, el cardiólogo Yaroslav Ashijmin, indicando que muestra elevados niveles de potasio y afirmando que Navalni debería ser trasladado a una unidad de cuidados intensivos.

El 31 de marzo, el opositor más destacado de Putin se declaró en huelga de hambre, exigiendo un tratamiento médico adecuado para su dolor de espalda y el entumecimiento de sus piernas y manos.

Navalni, de 44 años, fue encarcelado en febrero pasado para cumplir dos años y medio de prisión por cargos de malversación de fondos –que rechaza y tanto él como sus partidarios afirman que es un asunto político–, en una colonia penintenciaria en Pokrov, a unos 100 km al este de Moscú.